Nota del editor

GUINEA ECUATORIAL: UNA QUE LLEGÓ NO SIENDO NADA, HA ACABADO SIÉNDOLO TODO POR MÉRITOS PROPIOS

Pocos países hay en África como Guinea Ecuatorial, que sin pretenderlo sean capaces de despertar las susceptibilidades más dispares entre las gentes más variopintas, aun tratándose de individuos que por tradición siempre mostraron su esquivez hacia la realidad real africana, por parecerles de escasa cuantía evidentemente.    

 

Algunos se empecinan en pregonar por doquier cuando menos, las según ellos 'endémicas' penurias en los cuatro puntos cardinales del continente africano, pero curiosamente con una procacidad palmaria hacen caso omiso del alcance de la proverbial frase respecto de que en todas partes cuecen habas. ¿Acaso denota mayor alivio y nulo padecimiento ser un descamisado o indigente maltrecho en Nueva York, Madrid o París que serlo en Lagos, Nairobi o Johan-nesburgo? Pues que se sepa, no existe una vacuna contra la pobreza ni por asomo un país que sea inmune a ese endémico mal del que nadie ni Estado alguno tiene la panacea para solventarlo. Resulta pues sobrecogedor el cinismo de los que basan sus críticas políticas en la demagogia dando a entender que ellos son la solución de todos o parte de los problemas económicos de la ciudadanía.

 

 

Carece de sentido predicar u opinar de manera gratuita sobre un país que, a fecha de 2017, administra como propio el idioma de Cervantes y maneja su léxico con esmero y precisión matemática. Guinea Ecuatorial es el único país de habla hispana en África, quien en este sentido entiende que es su responsabilidad histórica heredada y de ahí aboga por la implantación del Castellano en los foros de los organismos internacionales más relevantes dentro de África, no sólo para que se haga oír sino también extender sus conocimientos organizando cursos esporádicos dentro del país para alumnos oriundos de distintos países africanos.

 

Como todo Estado independiente, soberano y moderno que se precie, Guinea Ecuatorial forma parte de los organismos internacionales del mundo mundial. Entre otros, es miembro de las Naciones Unidas (ONU), de la Unión Africana (UA), del Comité Económico de África Central y de la Unión Monetaria (CEMAC); es miembro de la zona del franco CFA. Guinea Ecuatorial es también miembro de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP).

 

 

En diciembre de 1983, en Bangui (República Centroafri-cana), Guinea Ecuatorial es admitida, no sin dificultades, en el seno de la Unión Aduanera y Económica de África Central (UDEAC), primera etapa en el proceso de integración en el que sus dirigentes de entonces se comprometieron tras deshacerse del sistema dictatorial imperante en el país hasta cuatro años antes. En aquella época y mucho después, Guinea Ecuatorial era considerada como el país más pobre del continente por su economía que se basaba en la deficiente producción del cacao, el café y poco más, lo cual generaba desconfianza y la carencia de prestigio entre los demás miembros del organismo.

 

 

El 27 de agosto de 1984, a trancas y barrancas, por las dificultades económicas aludidas, Guinea Ecuatorial firma en la ciudad capital Malabo el acta de su adhesión al Banco de los Estados del África Central (BEAC) así como su integración plena en la zona del franco. El descubrimiento del crudo en Guinea Ecuatorial tiene lugar a mediados de la década de 1990, cuyos ingresos han propiciado un desarrollo socioeconómico como nunca lo hubo en el país en toda su historia, el cual a fecha de hoy es reconocida y elogiada hasta por los más esquivos y detractores como un ejemplo a seguir por los países en vías de desarrollo.

 

 

2017 significa el año del reconocimiento definitivo en el concierto de las naciones del país centroafricano y su ostracismo internacional se convierte en una pesadilla que ya es historia. El 25 de mayo Guinea Ecuatorial, ahora importante productora de petróleo y gas en África, es aceptada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) como socio número catorce. El 3 de junio, es elegida con mayoría abrumadora miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU para el periodo 2018-2019.

 

 

La Guinea Ecuatorial actual es fruto de un trabajo llevado a cabo con inteligencia y tenacidad, bajo un liderazgo voluntarioso y visionario cuya orientación consiguió trazar un camino que ha resultado ser un acierto en toda regla. Guinea Ecuatorial, de ser el país más pobre y desorganizado estructuralmente del planeta ha pasado a convertirse en la tercera economía de África en la actualidad. Las perspectivas lucen radiantes y mejores para mayor beneficio y disfrute de la ciudadanía ecuatoguineana de toda clase y condición.