10 de marzo 2015

Simone Gbagbo, ex Primera Dama de la Côte d'Ivoire.
Simone Gbagbo, ex Primera Dama de la Côte d'Ivoire.

Costa de Marfil

Simone Gbagbo ex Primera Dama de Côte d'Ivoire, condenada a 20 años de prisión

Fuente: AFP

La ex Primera Dama de la República de Côte d'Ivoire, Simone Gbagbo, fue condenada en la madrugada del pasado 10 de marzo a 20 años de prisión por la justicia de su país, a causa de su papel en la crisis postelectoral de 2010-2011, con episodios de violencia que provocaron más de 3.000 muertos.


"La Corte, tras haber deliberado, condena por unanimidad a Simone Gbagbo a veinte años de prisión por atentado contra la autoridad del Estado, participación en un movimiento insurreccional y disturbios del orden público", anunció el presidente del tribunal, Tahiru Dembelé.


Sin embargo, el fiscal general había solicitado la mitad de esta pena, o sea diez años de prisión, para la señora de Gbagbo, quien otrora fuera apodada "la Dama de Hierro marfileña".


En la tarde del día anterior, sus últimas palabras ante el tribunal, haciendo alusión a La Biblia, fueron que "perdonaba" las "injurias" de la parte adversaria.
Semanas atrás, Simone Gbagbo, de 65 años de edad, había declarado ante el tribunal de Abidján que ignoraba de qué se le acusaba, en la que fuera su primera comparecencia pública desde su arresto, en abril de 2011.


"En este momento todavía no sé exactamente qué acciones concretas se me imputan", había declarado Simone Gbagbo. "Laurent Gbagbo es el vencedor de las presidenciales de 2010", agregó, cuestionando así de nuevo la victoria del presidente Alassane Ouattara en las elecciones de diciembre de ese año.


Los disturbios duraron cinco meses y a ella se le acusaba, entre otros, de estar vinculada a los "escuadrones de la muerte" que actuaron contra los partidarios del actual presidente de Côte d'Ivoire Alassane Ouattara.



20 enero 2015

Nigeria

Boko Haram reivindica ataque de Baga y amenaza a países vecinos de Nigeria

Fuente: AFP

Boko Haram reivindicó el sangriento ataque de la ciudad de Baga, que dejó cientos de muertos a principios de enero, mientras Nigeria y sus vecinos discutían en Niamey el modo de sumar fuerzas contra el grupo armado islamista que amenaza con desestabilizar la región.


"Hemos matado al pueblo de Baga. Los hemos matado, tal como nuestro Dios nos ha pedido que hagamos en Su Libro", declara el jefe de Boko Haram, Abubakar Shekau, en un vídeo de 35 minutos subido a YouTube.
Esta reivindicación no constituye una sorpresa después de los numerosos testimonios recogidos sobre las atrocidades cometidas por los combatientes de Boko Haram durante la ofensiva.


El ataque a principios de enero de la ciudad de Baga y varias localidades de las orillas del lago Chad fue calificado por Amnistía Internacional como "el mayor y más destructor" de los seis años de insurrección de Boko Haram y ha dejado "centenares" de muertos, si no más.


La fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda ha anunciado que sus servicios "están recabando informaciones" sobre el ataque.
La grabación, que no ofrece ninguna indicación de fecha o lugar en que fue realizada, fue difundida cuando Nigeria y sus vecinos discutían en Niamey (Níger) de unir sus fuerzas contra los islamistas. Trece países africanos y no africanos participaban en dicha reunión.


Nigeria expresó su descontento por la retirada de los contingentes nigerinos y chadianos antes de la sangrienta ofensiva contra Baga.
Los miembros de Boko Haram conquistaron la base de la fuerza regional formada para luchar contra ellos, una vez que Chad y Níger retiraran a sus soldados.


Una cooperación militar fue acordada a finales de 2014 por los países de la Comisión de la Cuenca del Lago Chad (CBLT, que comprende Camerún, Níger, Nigeria y Chad).


Pero cuesta poner en marcha la fuerza regional, compuesta por 700 militares por país, a los que se suma un contingente de Benín, vecino de Nigeria.
La reunión en la capital nigerina pretendía corregir esta tendencia, mientras Boko Haram conseguía controlar vastos territorios del noreste de Nigeria y multiplica las incursiones en la vecina República de Camerún.
En el terreno, violentos choques opusieron recientemente al ejército camerunés con combatientes de Boko Haram que atacaron la localidad de Bonderi, en la región del Extremo Norte, fronteriza con Nigeria.


Otro ataque tuvo lugar en la región y varias decenas de personas fueron secuestradas. Unas veinte fueron liberadas después de una operación del Ejército camerunés.


La insurrección de Boko Haram ha dejado más de 13.000 muertos en Nigeria y 1,5 millones de desplazados desde su aparición en 2009.



17 enero 2015

Niger

Disturbios en Níger en protesta por 'Charlie Hebdo'

AGENCIAS NIAMEY

Tras 48 horas de violencia, una relativa calma volvía a la capital de Níger, Niamey, después de las violentas manifestaciones en protesta por las caricaturas de Mahoma publicadas por el semanario francés Charlie Hebdo que llevaron al incendio de una decena de iglesias y pequeños comercios cristianos de la ciudad y a la muerte de al menos tres personas lo que eleva el número de víctimas a ocho.

Fuentes policiales nigerinas confirmaron que se encontraron dos cuerpos carbonizados en el interior de una iglesia de la capital y una mujer en una cantina con signos de haber muerto por asfixia tras inhalar humo y gases lacrimógenos.

En previsión de nuevos altercados, coches de policía siguían estacionados a las afueras de la catedral y de varios edificios religiosos situados en la orilla izquierda de la ciudad, epicentro de las protestas. En el lado derecho, donde también se habían dirigido los manifestantes a primera hora de la tarde, "la calma también ha vuelto tras un día infernal".

La violencia vivida el pasado 17 de enero en Niamey llevó a 20 ulemas (doctores de la ley islámica) del país a pedir la calma ante los disturbios por las caricaturas de Mahoma. Los teólogos musulmanes pidieron a través de la radio nacional el cese de la violencia e instaron a los manifestantes a hacer prueba de la "tolerancia del islam y de poder convivir en paz con la comunidad cristiana".

Este llamamiento se produjo tras una reunión entre los teólogos musulmanes con el primer ministro de Níger, Brig Rafini, y los ministros de Interior, Hassouni Massaoudou, y de Justicia, Marou Amadou. Los ulemas indicaron en su llamamiento que el Gobierno presentó sus disculpas a la población por la presencia del presidente del país el pasado domingo en la manifestación de París en la que se mostraron algunas caricaturas del profeta Mahoma.

En esta nueva jornada de protesta, un número indeterminado de personas resultaron heridas por los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas del orden que procedieron al uso de gases lacrimógenos, pero ninguna fuente oficial informó sobre la existencia de víctimas mortales.
La embajada de Francia en Níger pidió a sus ciudadanos que aumenten la vigilancia y no salgan a la calle. Los manifestantes incendiaron la casa familiar del ministro de Exteriores nigerino, Mohamed Bazoum, y presidente del Partido Nigerino Para La Democracia y el Socialismo actualmente en el poder, sin aparentemente causar víctimas mortales.

Medios privados nigerinos informaron sobre la detención de cinco ulemas, pero ninguna fuente oficial lo confirmó. También varias tiendas de venta de bebidas alcohólicas, locales de juego de azar, dos vehículos de policía y neumáticos fueron incendiados, lo que provocó nubes de humo visibles desde varios puntos de la ciudad.
El 16 de enero, cuatro personas murieron en violentos enfrentamientos en la ciudad de Zinder, en el centro-oeste del país, donde también fueron incendiadas otras diez iglesias, después de otra manifestación convocada para condenar la presencia del presidente del país en la manifestación de París por los atentados yihadistas que causaron 17 muertos.

El mundo musulmán, tanto en su rama mayoritaria suní como en la minoritaria chií, ha reaccionado con ira a la publicación del último número de Charlie Hebdo, reproducido por varios diarios europeos y que han considerado una provocación.


El presidente de Francia, François Hollande, ha defendido en París la libertad de expresión como uno de los principios y valores franceses y que los países donde se han registrado protestas como Pakistán, Jordania, Líbano, Malí y Níger son " países a los que Francia ha apoyado en su lucha contra el terrorismo".